lunes, 19 de enero de 2015

Teddy Bridgewater

El año pasado escribí en otro blog una entrada dedicada a Teddy Bridgewater, al que por entonces consideré la gran perla ofensiva del draft de la NFL de 2014. Después de verlo en acción en varios encuentros de su etapa universitaria (Louisville) me aventuré a analizar sus posibilidades de éxito en su nuevo equipo los Minnesota Vikings. Mis palabras fueron más o menos  las siguientes...

foto: pinterest

... Durante las semanas previas al 'draft' de este año Teddy recibió fuertes críticas por parte de muchos analistas y periodistas especializados, sobretodo desde la 'site' oficial de la NFL. A diferencia de la mayoría de QB de la nueva generación Bridgewater, es un jugador de perfil clásico.
Se le acusa de ser un jugador con baja capacidad para improvisar cuando la defensa rompe el 'pocket' de protección y se le señala por rehuir el contacto cuando avanza con el balón en las manos.
La mayoría de analistas aseguran además que carece  de brazo para realizar pases en profundidad. 

Entonces ¿Que tiene este chico para ser un primera ronda del 'draft'?
Teddy ha destacado sobretodo en su última campaña cómo universitario por su seguridad. Consciente como pocos de sus limitaciones, práctica generalmente un juego rápido buscando pases seguros en la corta y media distancia. Su velocidad de ejecución en jugadas estáticas es altísima y en muy pocas ocasiones duda entre dos opciones. En jugadas 'play-action' lanza pases con una seguridad más que aceptable.

Basta con ver sus estadísticas para encontrar un par de datos muy prometedores.

- Solo ha recibido 4 intercepciones en su última temporada, anotando 31 TD.
- Su porcentaje de pases completos en las 3 temporadas universitarias es del 68.4%



Los máximos responsables de su nuevo equipo, Minnesota Vikings, aseguran haber visto en el un jugador con mucho margen de mejora, gran capacidad de trabajo y carácter tranquilo y muy respetuoso. La verdad es que 'Osito' Teddy, se diferencia de la mayoría de jugadores jóvenes por mantenerse sobre el terreno de juego  sereno y tranquilo en todo momento. Poco amigo de celebrar con grandes gestos  los pases de merito o las anotaciones permanece centrado en su trabajo en todo momento. Corrige  a sus compañeros de forma pausada y sin excentricidades, lo que a buen seguro le ayudara a integrarse a un vestuario donde juegan ni más ni menos que el considerado mejor corredor de la liga, Adrian Peterson y uno de los receptores jóvenes con mayor proyección, Cordarrelle Patterson. Ambos grandes estrellas ofensivas de la escuadra purpura.

Si Teddy mantiene ese carácter templado y no se deja llevar por el dinero y las distracciones que arrastran a muchos jóvenes jugadores de la NFL al fracaso, estoy seguro que acallara a la legión de críticos que le auguran un papel de secundario en el football profesional.   



--------  --------- ---------


Ahora que ha finalizado su primera temporada cómo profesional la mayoría de sus críticos han cambiado su discurso. Semana a semana el joven jugador de Minnesota ha demostrado que tiene las cualidades y virtudes necesarias para dirigir la ofensiva de un equipo profesional. 
La mayoría de voces, tanto de analistas cómo de aficionados, valoran la  mejora constante de su juego por encima de los resultados sobretodo teniendo en cuenta que las grandes estrellas de la ofensiva purpura no han participado apenas en el juego por diversas razones.
Con una linea protectora floja y un puñado de jugadores de jóvenes o de perfil bajo, Bridgewater es el novato con el tercer mejor porcentaje de pases completados en la historia de la NFL.

Ben Roethlisberger en 2004 alcanzó sus objetivos en el 66,4% de los pases. 
Robert Griffin III en su primera temporada (2012)  completó el 65,7% de los pases.  
Teddy completa el podio con un registro final del 64,4%. 

Sus estadísticas, siempre tan importantes en este deporte, lo colocan cómo el mejor de los QB novatos de esta temporada. Titular en 12 partidos sus números son los siguientes:

2919 yardas totales por aire (224,5 de media por partido), 
14 pases de TD. 13 interceptados. 
Rating 85,2
3 fumbles (perdidas de balón) muy pocas teniendo en cuenta que ha recibido 39 sacks.
4 veces nominado cómo Rookie de la semana, ganando el galardón en 2 ocasiones.

Para el recuerdo quedarán un par de actuaciones. La una memorable, la otra desastrosa. 
La primera en su partido de debut  (317 yardas y su único TD de la temporada corriendo con el balón). 
La peor frente a Detroit en su tercer partido cómo titular. Una actuación horrible que ha servido a la postre para demostrar a todo el mundo (staff incluido) la fuerza mental y la capacidad de superación de este joven de 22 años de carácter reservado y tímido. Teddy mantiene cómo profesional aquellas virtudes que lo ayudaron a destacar en su etapa universitaria. Sigue trabajando sin dejarse llevar por las grandes celebraciones, sin euforias en los momentos dulces del juego, manteniendo siempre la calma. 

No le quiten el ojo de encima. Si la mala suerte no se ceba con el, seguramente estamos ante uno de los QB de primera fila las próximas temporadas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario